Picos del infierno


ROCA DE APARIENCIA OXIDADA COMO EL HIERRO VIEJO

Unas cuantas curvas más y ya se presagiaba el fin de esta mareante carretera, mil curvas que nos hacían recordar el desayuno tomado casi de madrugada. Tuiza de arriba aparece ante nosotros, solitario y casi abandonado pero con ese aire acogedor y nostálgico de los pueblos que guardan el espíritu montañero de tiempos pasados. Ya pertrechados con lo que creemos necesario dentro de nuestras posibilidades y después de echar una última mirada hacia atrás (no sería la primera vez que algo se queda tirado en el suelo al lado del coche). El camino, senda cruza el pueblo y asciende de forma súbita hasta encaramarnos en pocos metros sobre los tejados, algún perro nos da la bienvenida o nos despide, o tan solo nos pretende alejar de sus dominios. El frio helado de la mañana tomado a tragos cada vez menores, nos colma de sensaciones ya vividas y gratificantes. De aquel mareo ya no queda nada, bromeamos con el recuerdo de alguna arcada inesperada mientras ascendemos paso a paso por el empedrado camino. El sol que ya luce esplendido en lo alto nos calienta y reconforta la cara. A la espalda las pesadas mochilas que cargadas con cuerdas y clavijas para la escalada, una pequeña tienda iglú, los sacos de dormir y las colchonetas auto inflables asi como los múltiples trastos necesarios para pasar los tres días con un mínimo de comodidad, les confieren un aspecto fofo y con michelines que a ojos de los nativos del poblado habrá sin duda de parecer simpático, cuando menos

 El sendero pasa alguna portilla de hierro que dejamos cerradas una vez al otro lado. En algunas ocasiones, el ganado que pasta en el puerto, enfilo camino abajo, como si no tuviesen bastante comida con el exuberante verdor del puerto allá arriba, como procesionarias con el consiguiente enfado del campesinado acordándose de los antepasados de cuanto montañero se le cruzase con ellos ese día

 Llegamos al refugio, y nos dirigimos a su fuente abrevadero, extenuados y sudados, hacerse de un tirón toda la ascensión hasta aquí tan cargados es tarea ardua, pero si no se hace de esa manera, no se ve avance. Peña Ubiña nos saluda con esos reflejos que solo esta montaña presume y mientras nos despojamos de la pesada carga admiramos nuestro alrededor. A mí me sobra el anorak (que aun no siendo muy pesado ni de esos bien caros con los que te sientes en el mismísimo infierno cuando hace calor).tengo la espalda hecha un charco, me quedare solo con el forro polar y sin nada bajo el. La camiseta la remojo en la fuente y la pondré a modo de turbante, de paso que se seca me hace el favor de refrescarme la cabeza. Mi hermano que ya está con la mochila puesta y con un mapa entre sus manos, me llama la atención mientras ando en estos quehaceres, con su brazo extendido me indica la ruta a seguir

 Ascendemos por la margen derecha del camino que aquí se bifurca, a la izquierda se dirige por una serie de terrazas poco marcadas hacia el collado de Cerreos, ruta obligada para la ascensión de las Ubiñas. La ruta que seguiremos nos obliga a ascender la ladera bien empinada que da acceso a los Fontanes y Picos del infierno, este nuestro objetivo

 Son estos picos una serie de escarpaduras formadas a partir de la erosión de una gran mole rocosa de apariencia oxidada, oscura como el hierro viejo y a la que su nombre le va como anillo al dedo. Verticalidades de roca descompuesta que no dan precisamente tranquilidad durante la escalada

 Ya coronamos el punto más alto de la ladera y nos queda la bajada hasta alcanzar el lugar de acampada, un amasijo de piedras nacidas en épocas de glaciaciones que forman la morrena difícil de transitar…

Arboles en el cortado


El circo de Bujaruelo fue un gran descubrimiento para mí, fue como encontrar ese lugar en el que sientes que ya has estado y al que he regresado año a año como en peregrinación, sus montañas. Las cristalinas aguas repletas de torrentes del valle de Cotatuero y los riscos que lo circundan colmaron mi afán montañero y artístico

Había sido este, un día de los que apenas cuenta el ir y de los que el regresar es lo único que quedara bien grabado en el rincón de los recuerdos. Un descanso para comer un pedazo de pan y una recurrente lata de atún y tras ello, sacar la libreta y comenzar a dibujar. Me había fijado en un grupo de arboles que no parecían tener relación con el resto del paisaje y que parecían asomarse al borde de un cortado…

Cascadas y torrenteras


El manantial


Origen de las aguas, y del verdor

Pared


La verticalidad

Un hito en el camino


Cuando la unica referencia para continuar por el buen camino es el amigable montoncito de piedras

El torreon



Si has de copiar algo, pon referencia de este lugar

UN ENCUENTRO CASUAL


La playa esta como cualquier otro día de cualquier otra semana anterior, ya son muchos los años recorriendo cada rincón, cada gran roca, cada oscura oquedad y de sestear bajo el calor del sol filtrado suavemente inundándolo todo de luz , pero que mas dan los años cuando lo único que se tiene en cuenta es el trascurrir desde el amanecer hasta el oscurecer, sin faltar un solo día a la cita. Fuertes temporales ya hicieron callo en su cuerpo y en los recuerdo de tiempos vividos. Mares encrespados de aguas y arenas agitadas que parecen querer arrancar del fondo hasta lo más sujeto, han dado forma a su cuerpo y a su carácter, solitaria en extremo y luchadora, nunca tuvo una vida fácil desde que nació y ya entonces tuvo que luchar incluso con sus hermanos por conseguir un bocado, aprender del día a día a sobrevivir.

Cuando me cruce con ella aquel día por tierras gallegas, no era uno predestinado para ello había decidido ir a pasar el día hacia tres horas nada mas, un penoso suceso laboral acaecido hacia dos días en el pozo donde trabajo, y la necesidad de estar solo algún tiempo me puso en ruta desde tierras asturianas hasta esta magnífica costa del bellísimo paraje de Cabo de Bares, en la acogedora y exuberante Galicia, ese mas el tiempo que necesite para vaciar el coche y pertrecharme con mis aparejos, mis herramientas para disfrute y penalidades a veces en el entorno costero. La playa estaba impresionante, majestuosa el color verde grisáceo y las pinceladas de blanco del espumero y la ola

Una fuerte pendiente recorre el pueblo de bares dividiéndolo en dos, callejuelas solitarias en este frio día que me recorro a paso acelerado, como falto de tiempo, tosiendo por el exceso de aire puro, y por la mar que viaja con el viento hasta dentro de mi pecho, aires me llenan estos sufridos pulmones de minero que busca espacios abiertos para desintoxicarse de lo profundo, como antídoto natural a todas esas horas oscuras a ochocientos metros bajo la rompiente y que tallaron mil surcos dañinos dentro de mi

No tarde en reducir el avance, la arena mas alejada del mar esta muy suelta, cuesta andar y parece como si cada dos pasos adelante diera uno hacia atrás, hago recuento de lo que llevo no mucho la verdad, una vara bien antigua de tres tramos y tres metros y con los escritos que el paso del tiempo ha dejado sobre ella, rozada por las muchas salidas , una caja de plástico con unas buenas tiras de calamar de veinte centímetros y una mochilita con el omnipresente chubasquero, también algún artificial que se hoy no empleare, una libretita roída donde apuntar cuanto crea necesario . Miro el agua buscando señales, y abriéndome a las sensaciones que me trae, ya atisbo aquel sitio que me gusto la vez anterior, unas rocas altas rompen la uniformidad del arenal y se meten hacia el mar, imagino corrientes y también pozas escavadas por ellas

Otro lance y otro más que mas me da no tener picada alguna, me encuentro bien pese al frio día de invierno soleado y luminoso, este lance contra aquel hueco la tira avanza bien, es pesada, larga y blanca como el mejor de los anguilones que pueda comprar. De pronto siento un golpe la caña se arquea zumba el freno y de pronto pierde tensión, fácil es de saber que algo detuvo la recogida y no fue una roca, fue una buena picada

Ella se acerco y sin duda, necesitaba calmar su hambre, en su estado el cuerpo le pide más alimento y lo habría de conseguir aunque para ello se expusiese más de la cuenta, la figura que cortaba el horizonte era la mía, la de un hombre solo, haciendo movimientos extraños pero que de ninguna manera parecían peligrosos para su integridad, así que porque irse de su casa, de su parcela de mar en la que tantos años había pasado y tanta prole había traído a este mundo. A la espera paciente de que algo tan atractivo como lo que tuvo en su boca hace un minuto, surcase distraído nuevamente por su protectora morada, y en efecto apareció deslizándose con el atrayente contoneo de la fresca comida, mil datos recorren como un flas cada rincón de su cuerpo disparando instintivamente una frenética carrera, hasta que con una potente aspiración de agua sintió en su paladar la dulzura del sabor conocido, pero algo no está saliendo como siempre, un punzado de dolor como el que ya sufrió años atrás cuando era inexperta, más joven y mucho más violenta, extraños peces las escorporas que mueren haciendo sufrir de lo lindo el paladar de los atrevidos. En esta ocasión es distinto, su labio no puede contener el empuje, no podría ser un animal de los grabados en su instinto a lo largo de los milenios, más fuerza y de vez en cuando parece que ya no hay solución y sin embargo cede la tensión, extraños momentos que jamás vivió

Ya hace un buen rato que mi caña parece estar a punto de partir, un hilo fino como el que me gusta emplear para sentir al pez podría partirse en una carrera del pez, del que ya se su identidad, no podría ser otra, es ella. Tira mas fuerte cada vez que consigo subirla a la ola, después carrera lateral, mis pies mojados y mis pantalones empapados hasta las rodillas

Esto se está alargando mucho y ya no me gusta tanto, pero ella es fuerte y lucha por su vida, por su libertad y por seguir viendo los amaneceres y los atardeceres, también por sentir otro día mas el sol calentar su cuerpo

Ya la tengo vencida, última ola y sobre la arena, me acerco aun temblando ,es preciosa su verde plateado impoluto da mil reflejos sobre mis ojos, la levanto del suelo y me mira, cinco kilos de puro musculo y algo que me chorrea recorriendo mis brazos, lechoso y rosado como su prominente vientre, la miro yo también, le saco el anzuelo la agarro con las dos manos y me adentro en las olas, amiga gracias por el momento y por borrar de mi mente los malos momentos vividos esta semana, con la muerte de un compañero, al que un maldito costero alcanzo mientras barrenaba

Registro de autoria


Licencia de Creative Commons
UN ENCUENTRO CASUAL by manuelvel is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

noviembre 2010
L M X J V S D
    Dic »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

VISITANTES

free counters

Este blog esta registrado con Nº IBSN a nombre de MANUEL VELIS

IBSN: Internet Blog Serial Number 074-524-100-6

Pasion por las montañas